News & Blog

Maternidad en una “cultura del descarte”

News & Blog

En muchos lugares se celebra el día de la madre. Quizás, lo novedoso en estos tiempos es que las técnicas de reproducción asistida, sumadas a tendencias de la cultura actual, han complejizado esa simple y tan profunda relación, propia de un vínculo tan fuerte como la de la madre y su hijo.

En particular, quería reflexionar sobre lo que se conoce como “alquiler de vientres” a cambio de dinero.

Se trata de un contrato entre parejas o personas solas que buscan tener un hijo, que por diversos motivos no pueden engendrar, y una mujer, que a cambio de un pago, facilita la utilización de su vientre para gestar un embrión, que luego, al nacer, “pertenecerá” al contratante.

Esta especie de “cosificación” de la gestación, que lleva a que hasta el embarazo sea una “mercancía” disponible en el mercado, se lleva hasta el extremo cuando en muchos casos, “los contratantes” piden a la mujer que alquila el vientre que aborte o abandonan al recién nacido porque tiene alguna malformación, o en términos más claros porque “salió defectuoso”.

Hace poco, se conoció el caso de una pareja australiana que abandonó un bebe con síndrome de Down y solo se quedó con su hermana melliza. Esta pareja, cuando fue informada de la condición del feto, cuatro meses después del inicio del embarazo, le pidió a la mujer que alquilaba su vientre, que aborte. Ella no lo hizo porque iba en contra de su religión budista.

En Estados Unidos, también trascendió el caso de una mujer que había alquilado su vientre y a la que le ofrecieron abortar porque el feto tenía males congénitos.

La mujer, cuyo nombre es Crystal Kelley, se rehusó a hacerlo. “Les dije que no podía hacerlo. Yo era la que sentía sus patadas, sus movimientos. Era una luchadora y yo iba a luchar por ella”. (fuente CNN).

Pensar o imaginar a una madre, es pensar y sentir ternura, amor más allá de cualquier situación, es la orilla opuesta al descarte, a la cosificación humana, a considerar a algunos como no dignos de amor porque “son defectuosos”.

Sabemos que existe una tendencia cultural a un individualismo extremo, que no alcanza con su mirada al “otro”. Sin embargo también sabemos que hay millones de madres que siguen la lógica del corazón, de la entrega y del amor; eso es lo que celebramos el día de la madre.

dia de la madre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *