News & Blog

Antes no era así

News & Blog

Siempre me causa una fuerte impresión ver a una persona mayor haciendo fila para votar en una elección. Es una imagen de la fuerza de voluntad y el compromiso con su comunidad, a pesar de frustraciones, decepciones, enojos, que sin dudas llevan sobre sus espaldas.

Es un grito contra esa actitud cómoda y fría del que dice que nada puede cambiar, que no vale la pena hacer ningún esfuerzo. Esa persona mayor, sigue luchando, al final de la vida, asumiendo que nada debe hacerlo inmune ante lo que considera es su responsabilidad.

Muestra ese abrazo profundo a la vida, a pesar de la muchedumbre de errores, problemas y claudicaciones que padece su comunidad. No se deja caer bajo el peso del cinismo que no cree en nada y evita comprometerse con nada.

En la Argentina, como en tantos países, esas personas mayores quizás valoran mucho más lo que significa elegir a sus autoridades y vivir bajo un régimen político democrático, porque ellos sufrieron períodos donde no existía el derecho de vivir en libertad.

Antes no era así y desgraciadamente, el totalitarismo o el autoritarismo persiste en muchos lugares del mundo. Hay personas que siguen muriendo o están encarceladas por querer vivir en democracia.

El Premio Nobel de la paz 2015, fue otorgado a los miembros del “Comité Nacional de Diálogo” de Túnez, país que está luchando para construir una democracia y vivir en paz.

Habría que preguntarles a tantos y tantas personas que todavía viven bajo regímenes que coartan la libertad e imponen sus mandatos por la violencia, el miedo y la muerte, lo que significa vivir en un Estado de Derecho.

Esas personas con sus cuerpos frágiles por el paso de los años que fueron a votar, expresan sabiduría y nos inspira a valorar la democracia pero también a contagiarnos de su compromiso y actitud frente a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *