News & Blog

El Banco de los pobres

News & Blog

En octubre de 1983 nació el Banco Grameen, que luego fue conocido mundialmente como el “banco de los pobres”.

Su creador, el profesor Yunus, sostenía que podía darse préstamos a las personas más pobres a fin de fortalecer su trabajo autónomo y que éstos serían devueltos. Para ello había que cambiar el método para otorgar créditos y generar una institución que se dedicara a brindar servicios financieros a los menos favorecidos económicamente. Para la “sabiduría convencional”, esto era una locura.

Su planteo no surgió de una construcción teórica sino de su propia investigación en el terreno, en la aldea de Jobra, cercana a la universidad donde daba clases de economía. Allí pudo comprobar que si a los pobres, que trabajaban todo el día para poder sobrevivir de su propio trabajo, se les facilitaba capital en forma de crédito, se podían mejorar sus condiciones económicas y que éstos serían capaces de cumplir con sus obligaciones financieras.

Yunus avanzó más allá del planteo de una hipótesis y comenzó a llevar adelante el proyecto de lo que será luego el “microcrédito, prestando de su propio bolsillo 27 dólares a un conjunto de 30 mujeres que hacían artesanías con cañas de bambú.

Hoy el Banco Grammen ha prestado  miles de millones de dólares a millones de personas y el microcrédito es un método de préstamo utilizado en muchos países del mundo.

En nuestro país, entre las diferentes instituciones que llevan adelante programas de microcrédito, se puede destacar la tarea de la Asociación “Warmi Sayajsunjo” (mujeres perseverantes) que lidera Rosario Quispe en Abra Pampa, en la puna jujeña.

Allí desarrollaron el microcrédito a partir de una ayuda de una fundación suiza y en una primera etapa prestaron más de dos millones de pesos distribuidos en más de 3000 asociados de 87 comunidades de pueblos originarios. Recientemente comenzaron a exportar sus prendas a Estados Unidos.

El microcrédito es una enorme herramienta que lucha contra la marginación y la pobreza extrema, ayudando a que millones de personas salgan adelante con su propio esfuerzo. Vale la pena recordar la fecha de su creación y a su creador, un hombre que afectado por la pobreza que veía en su país, Bangladesh, decidió comprometerse para buscar soluciones concretas y generó este regalo a la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *